Reducción de Pecho

Reducción de pecho o reducción mamaria es la solución para aquellas mujeres con molestias por tener los pechos grandes.

El tamaño de los pechos viene determinado por varios factores como la genética, el peso corporal y la influencia hormonal. Puede ser un problema al principio de la adolescencia o en la edad media tras la menopausia o el uso de terapia hormonal. Sin embargo, el problema de unos pechos grandes causa los mismos problemas a todas las edades con dolor de espalda, cuello, marcas en los hombros por el sujetador, sarpullido bajo el pecho, sensación de inhibición y estrés psicológico. Una de las quejas mas comunes es la dificultad de llevar vestidos de moda y practicar deportes especialmente en verano, para ello puede servir la reducción de pecho.

Pide una Cita
reducción de pecho

¿Tienes alguna duda? ¡Llámanos ahora!

952 60 22 60

952 60 22 60

Contacta con nosotros

OPERACIÓN DE REDUCCIÓN DE PECHO

La reducción de pecho es una operación que remueve el exceso de grasa, tejido mamario y piel, remodelando y reposicionando la areola a la forma de unos pechos mas pequeños. Existen varios diseños para remodelar las mamas, todas ellas con una cicatriz alrededor de la areola y diferentes formas de cicatrices dependiendo del diseño, las preferencias del cirujano y las características del paciente. Normalmente tratamos de infligir a la paciente las menores cicatrices posibles, para lograr el mejor resultado. La reducción mamaria se puede utilizar para corregir la asimetría mamaria en donde una mama es más grande que la otra.

Reducción de pecho. Consecuencias

Las consecuencias mas obvias de esta operación, aparte del cambio en forma y tamaño, son las cicatrices. Estas se diseñan de tal manera que se esconden bajo el sujetador o el traje de baño. Normalmente van desapareciendo con el tiempo pasando de un color rojizo a un rosa pálido, pero nunca se hacen invisibles. A pesar de ello la capacidad para cicatrizar es individual y en algunas mujeres las cicatrices pueden llegar a ser mas evidentes e incluso estéticamente inaceptables.

La lactancia generalmente no es posible tras esta operación al existir un daño de los conductos lactóforos. La reducción mamaria no es una contraindicación para el embarazo, pero el hecho de no ser posible la lactancia debería tenerse en cuenta antes de embarcarse en esta operación.

Los pezones pueden ser menos sensibles debido a la sección de las terminaciones nerviosas y esta falta de sensibilidad puede extenderse al resto de la mama.

Reserva una Cita

Solicita una consulta sin compromiso, te llamamos

Acepto la política de privacidad

Preguntas Frecuentes sobre la reducción de pecho

¿Cuánto tiempo se mantendrá la reducción mamaria?

A menos que la operación se haya hecho a una edad a la que los pechos siguen creciendo, estos no deberían desarrollarse mas, aunque un incremento de peso y el embarazo puede aumentar su tamaño. Los pechos tienen una tendencia normal de caída con el tiempo y se debe esperar cierto cambio en la forma después de una reducción mamaria, que se puede retrasar con el uso regular de un buen sujetador.

¿Cuáles son las limitaciones de una reducción de pecho?

Es muy importante hablar con el cirujano el tamaño de pecho que se desea tras la reducción. Muchas mujeres desean una reducción radical en el tamaño de su pecho y para conseguirlo es necesario sacrificar la forma y la estética del resultado. Es posible que haya cierto grado de asimetría, que es posiblemente menor de lo que existía antes de la cirugía. En aquellas mujeres con grandes problemas por una gigantomastia, los beneficios de la reducción superan las imperfecciones potenciales de forma y disminución de la sensibilidad y función del pezón.

¿Cuáles son los riesgos de una reducción de pecho?

Como cualquier operación con anestesia general, existe un riesgo de complicaciones respiratorias en especial si se es fumador. También hay un pequeño incremento de trombosis venosa en las piernas, sobretodo en pacientes tomando la píldora anticonceptiva.

El sangrado activo tras la operación puede precisar de una segunda operación e incluso transfusión.

Ocasionalmente, la infección de gérmenes de los conductos de la mama puede ser tratada con antibióticos pero retrasará el proceso de cicatrización y las cicatrices pueden necesitar una revisión mas adelante. Si existe supuración del pezón antes de la cirugía se debe consultar con el cirujano.

Las fumadoras tienen mayor riesgo de tener cicatrices menos estéticas. Normalmente la cicatriz se asienta bien con el paso del tiempo terminando en una línea blanca que apenas se distingue. Algunas personas tienen una capacidad innata para producir cicatrices más prominentes, gruesas y rojas que son difíciles de tratar.

Operaciones secundarias para revisar las cicatrices en los extremos pueden ser necesarias tras 6 meses de la operación original, pudiendo llevarse a cabo con anestesia local.

No hay evidencia de que la reducción mamaria causa cáncer de mama, ni previene de ser examinada para diagnosticarlo.

¿Qué se debe hacer antes de la operación de reducción de pecho?

Tu cirujano te recomendará reducir peso si hay un sobrepeso y realizar los preparativos alternativos necesarios si se está tomando la píldora anticonceptiva. Fumar afecta seriamente el proceso de cicatrización de la herida en la mama.

¿Qué se puede esperar tras la reducción mamaria?

La operación se realiza con anestesia general. Se coloca un tubo de drenaje en cada pecho que se retirará tras ser revisado por el cirujano. La estancia en hospital será de 1 a 2 días dependiendo de la recuperación y la falta de incidencias. Un periodo de reposo de 2 a 6 semanas es necesario dependiendo de la condición general de la paciente.

Se debe llevar un sujetador deportivo tras la cirugía y durante un periodo de 6 semanas día y noche.

¿Tienes más dudas sobre Reducción de Pecho?

Contacta con nosotros y te contestaremos lo antes posible.

Acepto la política de privacidad